Home Balonmano Las claves de los cambios en el PP: el miedo a perder el control del Congreso y la influencia de Arenas y Herrera

Las claves de los cambios en el PP: el miedo a perder el control del Congreso y la influencia de Arenas y Herrera

by Sophia
Madrid

El líder de los populares apenas ha arriesgado nada. aunque aún falta algún retoque más en la dirección del partido

Cuatro meses después de ganar las elecciones generales, pero sin opciones para llegar a la Moncloa, Alberto Núñez Feijóo ha remodelado el PP y a sus grupos parlamentarios en el Congreso y el Senado.

Como podría decir Mariano Rajoy, el líder de los populares se ha mostrado bastante amarrategui, apenas ha arriesgado nada. Aunque aún falta algún retoque más en la dirección del partido (¿dejará a Borja Sémper de portavoz?), aquí se explican los porqués de sus decisiones conocidas estos días.

Tellado, el hombre para neutralizar revueltas y ‘centrar’ a Feijóo

“Ya hay diputados que empiezan a decir en el Manolo [el bar de al lado del Congreso] que ellos no han venido a Madrid para estar todo el día de manifestaciones”, se ha escuchado estos días en los pasillos sobre el intenso calendario de fines de semana que ha organizado el PP para protestar contra la amnistía. Este domingo, por ejemplo, habrá otra gran manifestación, en la capital, a 700 metros de la sede del PSOE, en la calle Ferraz.

Feijóo quiere asegurarse el control férreo de los 137 diputados que componen el grupo parlamentario. No quiere ruido ni disensiones ni versos libres. Por eso ha colocado como portavoz a Miguel Tellado, un hombre de su total confianza, con el que lleva trabajando más de 10 años y que en Galicia ya demostró su tono bronco y su capacidad de coordinación (fue secretario general del PP gallego). Esas características de Tellado, por contraste, ayudarán a que Feijóo parezca más moderado de lo que realmente es.

Tellado, en este año y medio en el que ha estado en Génova como vicesecretario de Organización, con elecciones municipales y autonómicas, ha hecho los cambios en las estructuras territoriales que Feijóo consideraba oportunas y ahora el líder del PP cree que es el turno de atar bien el grupo en el Congreso.

El PP puede pasar momentos delicados en los próximos meses con elecciones muy importantes en Galicia (que se esperan para principios de año) y las europeas de junio, y también con la siempre espinosa relación con Vox. El dirigente de los populares no quiere sorpresas y que los 137 diputados trabajen como uno. En la cabeza de los conservadores aún está fresca la revuelta contra Pablo Casado cuando le vieron débil y su examiga Isabel Díaz Ayuso (con la ayuda de Feijóo y Juanma Moreno) se lanzó contra él.

El peso de los viejos amigos

Cuentan en el partido desde hace años que, cuando Feijóo va a un mitin a Castilla y León, al acabar, no se va a comer o cenar con el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, sino que lo hace con su antecesor: Juan Vicente Herrera. El hombre que presidió Castilla y León entre 2001 y 2019 es un gran amigo del actual líder del PP. Ambos coincidieron durante años en las reuniones del partido y coincidieron en las presidencias autonómicas. Y Herrera ha sido estos días el que ha sugerido a Feijóo el nombre de la nueva portavoz del PP en el Senado: Alicia García.

La senadora ocupó varias consejerías durante los gobiernos de Herrera y al actual líder de los populares le da seguridad el aval que el expresidente da de ella aunque, este año, García se ha presentado a la alcaldía de Ávila y no la ha ganado.

El Senado es una cámara básica para el PP esta legislatura porque cuenta con mayoría absoluta y puede complicar la vida al Gobierno de coalición: podrá ralentarizar la tramitación de leyes (como con la de amnistía), condicionar los Presupuestos y aprobar comisiones de investigación de manera continua. Para apoyar a Díaz, una recién llegada a esa Cámara, Feijóo ha dejado de secretario general del grupo parlamentario para que le ayude a Javier Arenas, otro viejo amigo y otro barón relevante de la primera década de siglo, como Herrera.

Bendodo, relegado por las encuestas y la relación con Vox

Elías Bendodo pierde peso orgánico en el PP después de haber sido coordinador general o, lo que es lo mismo, el número 3 de la formación (ahora lo ocupará Carmen Fúnez). En esta nueva etapa se queda en la vicesecretaría de Política autonómica y municipal y análisis electoral. La última parte del cargo es relevante, ya que Bendodo fue el encargado de gestionar las encuestas durante las autonómicas y generales. La mala gestión de las expectativas (Feijóo llegó a decir a la prensa que podría gobernar sin Vox, con el único apoyo del PNV) contaminó toda la estrategia del PP y finalmente los 137 escaños logrados fueron insuficientes para alcanzar la Moncloa. Feijóo lo ha relegado, pero no ha querido quitarle esa función.

El puesto de coordinador general es volante: los populares lo han utilizado en momentos muy determinados, cuando estaba presidiendo el Gobierno central o en esta última etapa, cuando Feijóo quiso colocar en la cúspide a una persona del núcleo duro de Juanma Moreno. El presidente de la Junta de Andalucía le apoyó para alcanzar la presidencia, en pleno choque Casado-Ayuso, y quiso mostrar su agradecimiento.

NOTICIAS RELACIONADAS

En estos meses como número 3, al fallo de las expectativas también hay que sumar la descoordinación y el caos que vivió el PP en el mes de junio, cuando varios gobiernos autonómicos dependían de un acuerdo con Vox y no hubo una directriz clara. El máximo responsable de esa operación fue Feijóo y también la secretaria general, Cuca Gamarra (número dos), pero internamente se señaló a Bendodo como el culpable de que Carlos Mazóncerrara un acuerdo en tiempo récord con la ultraderecha,sin apurar plazos ni aparentar otras opciones parlamentarias en la Comunidad Valenciana. Tras el subidón del PP en las municipales y autonómicas de mayo, ese acercamiento repentino a Vox fue, según algunos vicesecretarios, el principal error antes de las generales.

Related Posts